Media Maratón Cal y Olivo

Usted está aquí: INICIO arrow HISTORIA
  • Decrease font size
  • Default font size
  • Increase font size
Historia PDF Imprimir E-Mail
25º Aniversario

El próximo domingo 3 de febrero, “La Cal y el Olivo” cumplirá sus primeros veinticinco años de existencia. Una efemérides cuyos orígenes se remontan a otoño de 1983, cuando miembros del Club Deportivo Arunci de Morón y responsables del Comité Local de Deportes de Arahal, inician unas conversaciones cuya idea principal es la de impulsar una prueba de atletismo de media distancia y con identidad propia. En pocas semanas, el entendimiento entre los representantes de ambos municipios va tomando cuerpo, y bajo la denominación de “La Cal y el Olivo”, por un lado se simboliza a Morón como lugar “donde nace la cal” y de otro, a Arahal como “tierra de olivos”. No hubo pues demasiado debate en torno al nombre que llevaría la carrera. Meses después, en concreto el domingo 1 de abril de 1984, a las 12 del mediodía tuvo lugar la salida desde Arahal y rumbo a Morón del primer Gran Premio de Fondo “La Cal y el Olivo”. Algunas personas destacadas de la Comisión Organizadora fueron José Naranjo Ledesma, Tomás Guisado Riaño, Francisco Domínguez Rodríguez, Manuel Ojeda Martínez, José María Gamboa Segura, Juan Pablo Morilla Cala y Antonio Montes.
En lo deportivo, el gaditano Rafael Carmona Páez logra imponerse en las tres primeras ediciones (1984, 85 y 86), siendo tercero en la edición de 1987, donde el moronense Manuel Jiménez Panal fue segundo, tras el pacense Manuel Gómez Silva. El 10 de septiembre de 1987 marcaría un antes y un después de la carrera. Rafael Carmona Páez fallece al ser atropellado por un vehículo cuando entrenaba a pie de carretera. Este suceso ensombreció momentáneamente la ilusión con la que todos los organizadores afrontaban cada año la cita deportiva.

 Hasta 1988 todos los participantes pertenecían al territorio español. A partir de este año los atletas nacionales empiezan a medirse con compañeros extranjeros. Desembarcan los portugueses y los Fernando Reis, José María Correira y compañía comienzan a labrar una gran época. No obstante, el corredor del Club Deportivo Arunci Manuel Jiménez Panal estuvo a punto de ganar la quinta edición, pero los portugueses hicieron menos gasto durante toda la carrera y, en su entrada a Morón, descolgaron a Panal. El luso Fernando Reis marcaría la supremacía en esta prueba hasta finales de la década de los 80. De hecho, Reis conserva aún en su poder el récord de la carrera con salida en Morón y llegada en Arahal. Esto ocurría en la sexta edición, allá por el año 1989. Entonces el portugués invirtió 1 hora y 3 segundos.

Semanas después, una grave lesión apartaría a Panal de la práctica deportiva. Ya nunca más volvería a correr su prueba favorita. Esta circunstancia adversa le privó de una más que probable victoria en sucesivas ediciones dado su extraordinario momento de forma y su juventud, 27 años recién cumplidos. Panal cosechó dos segundos puestos y un tercero, durante los años donde “La Cal y el Olivo” alcanzó su mayor nivel competitivo. El premio máximo acabaría siendo imposible.
 
Década de los 90
A comienzos de los 90 sólo cambiaría el nombre del ganador, puesto que la nacionalidad de los vencedores seguía siendo portuguesa. Luis Raposo toma el relevo de Fernando Reis y, además, logra el mejor tiempo en la novena edición del año 1992, con salida desde Arahal a Morón. El corredor del Club Loures empleó sólo 1 hora, 2 minutos y 57 segundos en completar los 20 kilómetros del recorrido. Aunque en ese momento la prueba hablaba un solo idioma, el portugués, la nueva amenaza deportiva cruzaba el estrecho. Los atletas marroquíes cada vez estaban más cerca de la gloria y su presencia en la carrera ya no era una cuestión testimonial. Con estos antecedentes, Elmouaziz Abdelkader doblegaba en 1993 al todopoderoso Luis Raposo quien, sin embargo, “se vengaba” en la siguiente edición del año 1994.

La factoría portuguesa parecía no tener límites y sin descanso en la producción fabricaban un nuevo ídolo para las siguientes ediciones. Su nombre, Carlos Calado, quien durante otros dos años más amplió la gloria deportiva lusa.

Los marroquíes no se resignan
Pero los norteafricanos, encabezados por los marroquíes, no cejaban en su empeño de ganar más veces “La Cal y el Olivo”. Durante los años 1997, 98 y 99 las victorias fueron protagonizadas por Abdel Majid, Hichan Chouja y Adulhab Mohamad.

En 2000 un español sube la bandera rojigualda a lo más alto del podio. El sevillano de Herrrera, Juan Antonio Ruiz fue el mejor de todos, incluidos portugueses y marroquíes, que tuvieron que dar su brazo a torcer. Eso sí, fue por poco tiempo, dado que en 2001 los españoles volvía a morder el polvo procedente del desierto del norte de África. Mohssine Mohammed se mostró intratable.

En 2002 la Real Federación Española de Atletismo homologaba la prueba como media maratón coincidiendo con vigésimo aniversario, y otro marroquí, Driss Fennasi, sepultaba otra vez las opciones de victoria de nuestros representantes. Pero la alternancia por el triunfo masculino en la carrera se había normalizado. En 2003, el malagueño de Fuengirola Agustín Molina, sorprende a todos y se alza con la victoria. La lucha por el primer puesto ya no tiene bandera, ni idioma preconcebido. En 2004 el atleta Driss Fennasi vuelve a reeditar el éxito conseguido dos años antes. Este marroquí afincado en Granada, sólo pudo vencer en “La Cal y el Olivo” cuando esta arrancaba en Arahal en dirección a Morón.

“Pichón”, reconquista Arahal
 Su mejor resultado hasta ese momento había sido un cuarto lugar en 2002, pero este corredor atípico de gran estatura y masa muscular acentuada, tenía en su mente una idea fija: ganar “La Cal y el Olivo”. El año elegido fue 2005, Manuel Suárez se calzó sus zapatillas del número 48, y sobre su uniforme blanquinegro fijó su dorsal 458. Su mirada de ave rapaz al acecho de su presa en la línea de salida de Morón, junto a su gran envergadura física le hacían inconfundible en la cabecera de la carrera. Tras 1 hora, 10 minutos y 19 segundos de esfuerzo continuado, “Pichón”, por fin logró ser profeta en su tierra. El arahelense entró en meta de manera holgada brazos arriba, y una vez cruzada la misma, se arrodilló ante cientos de sus paisanos que le correspondieron su gesto con fuertes aplausos y gritos de apoyo. El domingo 6 de febrero de 2005, Manuel Suárez inscribía su nombre con letras de oro en la historia de  “La Cal y el Olivo”.

La Cal y el Olivo sigue creciendo
Más de seiscientos atletas tomaron la salida en Arahal en la vigésimotercera  edición de 2006, donde el gran ausente fue Manuel Suárez “Pichón”, a quien una inoportuna lesión le privó de participar. El extremeño Juan Francisco Sánchez, se impuso en una prueba marcada por una intensa niebla. Notable fue la actuación del arahelense del Club Deportivo Ohmio José Antonio Bonilla, que acabó cuarto.

La última referencia en el tiempo corresponde al domingo 14 de enero de 2007, cuando de nuevo un marroquí irrumpe en el primer escalón del podio. Majid Khebbaz ostenta el récord de la media maratón con salida en Morón y llegada a Arahal, con 1 hora, 9 minutos y 2 segundos.

Las mujeres en La Cal y el Olivo
En  la categoría femenina, tradicionalmente la participación no ha sido nunca muy numerosa. La sevillana del Club Deportivo Ohmio de Arahal, Inmaculada Oliva, ha sido la mujer que más veces ha ganado “La Cal y el Olivo”, en cuatro ocasiones, por delante de la portuguesa Cándida Almeida, que lo ha conseguido tres veces. También cabe resaltar las buenas actuaciones de la arahelense María José Sánchez, que en dos ediciones logró el subcampeonato. Algunas de las corredoras moronenses del Club Deportivo Arunci que más destacaron en la prueba fueron Rosa Santiago, Rosa María Pilares, Lucía Rodríguez o Lola Molero. La vigente campeona de la prueba es la marroquí Saloua Benaboud.

La más que justificada lucha de las mujeres por la igualdad en los premios y cantidades económicas percibidas en función de la clasificación obtenida, dio su fruto a finales de la pasada década. De manera progresiva la presencia femenina en la carrera ha ido aumentando, esperando en este veinticinco aniversario un fuerte incremente de mujeres en la prueba.
C.D. Arunci y C.D. Ohmio
Tanto el Club Deportivo Ohmio de Arahal como el Club Deportivo Arunci de Morón, en la actualidad llamado Club Atletismo Arunci, tras la renuncia hace ya algunos años a seguir dando cabida en su seno a otras disciplinas deportivas, han sido piezas muy importantes en el motor que mueve “La Cal y el Olivo”. En el caso de club arahelense su cabeza visible ha sido la misma durante toda la historia de la prueba, siendo José María Gamboa quién ha ocupado durante todos estos años el cargo de presidente, que ha desempeñado con eficacia y plena dedicación. Eso sí, Gamboa, ha tenido muy buenos colaboradores y amigos en su propia junta directiva, quienes han arrimado su hombro de manera especial. Manuel Lobato y José Ramón Parrilla, son dos ejemplos de nombres importantes a la sombra de un presidente. José María ya ha manifestado en reiteradas ocasiones que abandonaría el cargo, para dar paso a compañeros más jóvenes de su propia directiva. El relevo previsto se llevará a cabo una vez celebrada la XXV edición del próximo domingo 3 de febrero, y su sucesor es José Antonio Bonilla, otro de sus colaboradores esenciales.

En todo caso la presencia y el peso del C.D. Ohmio en la vida de “La Cal y el Olivo” han sido constantes, sin desfallecimientos, ni dudas.

Las cosas han sido muy diferentes en el C.D. Arunci, donde numerosas personas han encabezado diversas juntas directivas y etapas. Uno de los presidentes más comprometidos con su cargo fue Francisco Domínguez, quién sin embargo se vio desbordado por el empuje y la eclosión definitiva de la carrera. A mediados de los ochenta, Russell Eidem, militar estadounidense destinado en la Base de Morón y, recientemente fallecido en 2007, tomaba las riendas del club para catapultarlo a su época dorada. Avanzados los noventa, numerosas rotaciones en la presidencia debilitan el protagonismo del Arunci en “La Cal y el Olivo”, siendo el Patronato Municipal de Deportes de Morón quien desde entonces asume el reto organizativo.

En el último año la remodelación interna que ha sufrido C.A. Arunci ha sido espectacular. La llegada a la presidencia de Miguel Ángel Pérez trajo savia nueva que han personalizado directivos como Antonio Prieto, Manuel Sanjuán o Fran Morilla. El nuevo periodo se está caracterizando por la suma de numerosos aficionados a la práctica y el interés por el atletismo en Morón.

Más información para los atletas
El Patronato Municipal de Deportes de Morón ha puesto en marcha esta página web, donde mediante el acceso a las nuevas tecnologías, pretende poder mejorar su prestación de servicios a todos los interesados en “La Cal y el Olivo”. El reto del organismo deportivo local consiste en suministrar toda la información disponible, desde un resumen riguroso de los primeros veinticinco años de la vida de la prueba, hasta facilitar la posibilidad de inscripción on line a un atleta participante.

Adicionalmente, este portal en Internet diseñado por la empresa moronense Cybernéticos Hosting SL irá completando su oferta al usuario mediante la creación de nuevos servicios complementarios. Espero que lo disfrutes.
                                               
Justo Rodríguez
Dpto. Publicaciones P.M.D. Morón